Productividad

Cómo capturar tus ideas y conseguir hacer más

A menos que hayas estado en una isla desierta durante los últimos meses, es probable que hayas escuchado la noticia: la versión cinematográfica del popular musical de Lin-Manuel Miranda, “Hamilton”, ya está aquí. Y aunque el espectáculo ha tardado cinco años en ir de Broadway a la gran pantalla, eso no es nada en comparación con los siete años que tardó Lin-Manuel escribir la obra. Durante el proceso, creó material en algunos lugares insólitos: viajando en el famoso tren” A “de la ciudad de Nueva York, en la República Dominicana, ¡incluso en su luna de miel!

Que Lin-Manuel haya encontrado inspiración a su alrededor no es sorprendente; salir de lo cotidiano es una forma estupenda de que surjan ideas nuevas. Pero las ideas pueden ser fugaces. El fundador de Evernote Stepan Pachikov, dijo una vez , “Los momentos interesantes de la vida solo duran un instante”. El desafío consiste en no perder esos instantes, esas ideas brillantes, que perduren para siempre. Para ello, necesitas una estrategia para capturarlos cuando te llega la inspiración.

Impulsar el proceso creativo hacia adelante

Puede parecer obvio que capturar ideas en cuanto surgen te ayuda a recordarlas y despejar tu mente para centrarte en otras cosas. Pero las ventajas no se acaban aquí. Si bien la semilla de una idea puede empezar a crecer en tu mente, no podrá florecer en su plenitud hasta que la saques de tu cabeza.

  • Refinar tus pensamientos: los hechos y sentimientos pueden entremezclarse en tu mente, lo que dificulta conseguir una perspectiva. Cuando lo escribes todo, es más fácil tener una visión global, identificar patrones y comprender qué es más importante.
  • Generar nuevas ideas: a medida que trabajas en una idea, puede que te inspires para ir en una dirección totalmente diferente. O bien, puede que vuelvas a una idea que tuviste hace meses y encuentres nuevas formas de darle vida.
  • Aumentar la productividad: Un estudio demostró que describir tus objetivos de manera vívida hace que sean de 1,2 a 1,4 veces más probable que los consigas. Esta misma teoría puede aplicarse a la planificación creativa: capturar todos los detalles sobre una idea aumenta tus posibilidades de conseguirla.

Cómo sacar las ideas de tu cabeza y ponerlas en una nota

No existe un modelo único para documentar todas tus ideas. Lo mejor es experimentar con distintos medios (palabras, dibujos, imágenes, audio o vídeos) para ver qué te funciona mejor. El objetivo es encontrar un enfoque que te resulte intuitivo y que complemente tu proceso de pensamiento individual.

A continuación te mostramos cuatro formas de capturar tus ideas:

  1. Acalla tus dudas con la escritura libre

    Es fácil sentirse seguro cuando estás solo con tus pensamientos. Sin embargo, en el momento de convertir esas ideas nebulosas en palabras, es posible que empieces a dudar de ti mismo. Tu impulso se detiene y lo que en su momento era una gran idea, pierde toda su fuerza en la página.

    El autor Seth Godin culpa a nuestro ‘cerebro de lagarto,’ o amígdala de esta resistencia. En su libro, “Linchpin,” Seth escribe: “El cerebro de lagarto es la razón por la que tienes miedo, la razón por la que no sacas al artista que llevas dentro, la razón por la que no apruebas todo puedes”. Es la voz en tu cabeza que cuestiona tus decisiones y te empuja a ir sobre seguro. Sin embargo, puedes entrenarte para luchar contra esta duda con la escritura libre.

    El objetivo de la escritura libre es sencillo: escribir sin parar. Elige un plazo de tiempo, coloca el bolígrafo sobre el papel o tus manos en el teclado y no pares hasta que se acabe el tiempo. No te preocupes por la gramática ni la ortografía, y si no se te ocurre nada que decir, sigue repitiendo tu idea principal o escribe algo como “Estoy esperando a que me surja una idea”.

    La escritura libre no solo te ayuda a expresar una idea, también te permite desarrollar la seguridad en ti mismo. Al escribir de forma habitual, te sentirás más cómodo describiendo tus pensamientos. Luego, cuando se te ocurra una gran idea, irás más rápido y tendrás más seguridad a la hora de capturarla al instante.

    Consejo profesional: crea una nota exclusiva en Evernote que actúe como un diario donde puedes guardar toda tu escritura libre.libre.

  2. Dicta tus ideas, estés donde estés

    Articulas tus ideas de forma distinta cuando tienes que escribirlas. Piensa en cómo suenas cuando estás escribiendo comparado a cómo hablas en voz alta; es probable que uses un vocabulario diferente y tu tono puede variar. También puede resultarte más difícil transmitir tus pensamientos al escribir, incluso con estrategias efectivas como la escritura libre.

    Si te sientes atascado a la hora de capturar tus ideas creativas con un bolígrafo o un teclado, grábate hablando en voz alta. Supongamos que estás buscando nuevas formas de organizar tu conferencia anual de usuarios en el trabajo. ¿Cómo lo resumirías en una frase? Imagina que le estás describiendo tus ideas a tu mejor amiga. ¿Qué más querría saber? ¿Qué preguntas tendría?

    Dictar también te ayuda a capturar ideas independientemente de dónde te encuentres, tanto si estás conduciendo o paseando por tu barrio. De hecho, un estudio de Stanford demostró que caminar puede mejorar la creatividad hasta en un 60 por ciento. El dictado te permite capturar esta creatividad y no perder el hilo de tus ideas, como podría ocurrir si te tuvieras que parar a mitad de camino y encontrar un lugar para sentarte y escribir.

    Consejo profesional: graba una nota de audio directamente en Evernote y añade comentarios más adelante. Incluso puedes usar las funciones de voz a texto para transcribir tus ideas.

  3. Dibuja un mapa mental para ideas incipientes

    Para las ideas que tienes completamente desarrolladas, el objetivo es registrar tantos detalles como sea posible y así poder actuar de inmediato. Con pequeñas ideas que están empezando a crecer es imposible centrarse en los detalles. En lugar de ello, captura esa pequeña chispa, una sola palabra o imagen, con el objetivo de poner en marcha nuevas fuentes de inspiración.

    El mapa mental es la forma perfecta de capturar estas chispas. En lugar de describir tu idea en frases, basta con que escribas una palabra en el centro de una hoja. A continuación, añade palabras o pensamientos relacionados con ese tema central y conecta cada uno de ellos al centro con una línea. Repite el mismo proceso para los subtemas, añadiendo capas de forma continua en torno a tu idea principal. El resultado final es como un árbol, con todos los pensamientos y temas relacionados actuando como ramas.

    La belleza de los mapas mentales es su naturaleza libre: puedes registrar tus ideas a medida que se te presentan, en cualquier orden. Esta libertad ayuda con la planificación creativa. Según  una encuesta, los mapas mentales pueden aumentar la productividad y la creatividad en un 30 por ciento.

    Consejos profesionales:

    • Utiliza una aplicación como MindMaster, XMind, o TheBrain para crear tu mapa mental y luego guarda los resultados en Evernote.
    • Dibuja un mapa mental directamente en Evernote con tu teléfono o tableta utilizando el dedo o un lápiz para pantallas táctiles.
  4. Crea un espacio para tus ideas de colaboración.

    La escritura, el dictado y los mapas mentales son formas potentes de capturar tus propias ideas; puedes trabajar a tu propio ritmo y crear cualquier formato que tenga sentido para ti. Sin embargo, no todas las ideas fluyen a través de una persona. Cuando trabajas con un equipo, debes tener en cuenta las diferentes formas en que le surgen las ideas a otros, cómo las procesan y las articulan.

    Crear un espacio compartido puede ofrecer el nivel adecuado de flexibilidad para todos. Piensa en ello como un crisol digital donde cada persona es libre de usar el medio en el que mejor represente sus ideas: palabras, imágenes, videos o incluso contenido existente, como artículos de noticias o blogs.

    Para empezar, basta con que crees una libreta en Evernote y hagas clic en el botón Compartir para invitar a tus compañeros a contribuir. Pueden añadir contenido y sugerencias a tus notas, o crear sus propias notas. El resultado final es una representación colaborativa y multimedia de las ideas de todos.

    Consejo profesional: guarda y anota imágenes y archivos PDF en Evernote, y usa Web Clipper para capturar páginas web que te inspiren.

Conserva tus grandes ideas

Por tu cerebro fluyen miles de ideas cada hora, por lo que es básico que tengas un plan para capturarlas. Al dar vida a tus ideas, mediante palabras, dibujos o audio, puedes conservarlas para siempre. Luego, cuando vuelvas a verlas más adelante, te transportarán a esa experiencia de pensamiento, libre de volver a retomarlo en el mismo sitio donde lo dejaste y explorar las nuevas posibilidades que tu mente haya creado.

Organiza tu trabajo y pon orden en tu vida con Evernote.

Regístrate de forma gratuita