Productividad

Olvídate del equilibrio entre el trabajo y la vida personal: el secreto está en la combinación de ambos.

Equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

Suena bien, ¿verdad? Todos decimos que queremos conseguirlo, y ¿por qué ibas a ser distinto? Visualizas ese punto de equilibrio 50/50 perfecto, donde mágicamente terminas todo lo que necesitas hacer en el trabajo y aún te queda tiempo para ir a hot yoga, cocinar un caldo casero, dormir 8 horas y todo lo demás que Instagram te dice que tienes que hacer para ser una persona completa.

La realidad es un poco más parecida a esto: estás trabajando en ese informe, pero tienes que salir temprano de la oficina porque no has ido al dentista desde hace demasiado tiempo. O estás intentando preparar la comida en casa y de repente llega un correo electrónico importante, y cuando te das cuenta se te ha quemado todo y te toca volver a comer pasta instantánea al día siguiente. O cualquiera de las otras mil situaciones que nos han ocurrido a todos nosotros, casi cada día.

En pocas palabras, cuando estás en el trabajo, tu vida personal se cuela, y cuando estás en casa, tu cerebro a menudo sigue en el trabajo. Con más frecuencia, es una combinación de todas esas cosas, que suceden simultáneamente. Y cuando tienes en mente ese modelo de perfección equilibrada, el efecto de propagación constante puede hacerte sentir que estás fallando en ambos frentes.

No importa lo que intentemos, el equilibrio entre el trabajo y la vida personal siempre parece un destino que todavía no hemos conseguido alcanzar. Está a la vuelta de la esquina, fuera de nuestro alcance. Tal vez, pensamos, podríamos alcanzarlo si nos reorganizáramos un poco, nos despertáramos antes o simplemente nos esforzáramos más.

Pero tal vez el problema no es lo que estamos haciendo, sino el concepto de equilibrio entre el trabajo y la vida personal en sí mismo. Tal vez es hora de una nueva norma: una combinación entre el trabajo y la vida personal.

Un equilibrio saludable

Un estudio de American Sociological Review llegó a la conclusión de que siete de cada diez trabajadores estadounidenses tienen problemas con esta cuestión, por lo que no estás solo. Pero descubrirlo es realmente importante. No solo por tu cordura, sino también por tu salud, tu productividad y los resultados de tu empresa.

Un estudio llegó a la conclusión de que el conflicto trabajo-familia puede empeorar la salud física en un 90 por ciento, mientras que otro llegó a la conclusión de que el estrés inducido por el trabajo puede aumentar tu riesgo de mortalidad en casi un 20 por ciento . Pero reducir el estrés relacionado con el trabajo aporta numerosos beneficios,como reducción de la hipertensión, mejor calidad del sueño, menor consumo de alcohol y tabaco, menor tensión conyugal y mejores relaciones entre padres e hijos. Entonces resulta que tu modo de trabajar afecta lo bien (y durante cuánto tiempo) vivas.

Teniendo en cuenta lo importante que parece ser, ¿por qué es tan difícil alcanzar realmente el “equilibrio entre el trabajo y la vida personal”?

Encontrar las palabras correctas

Reuniones y presentaciones, recados y citas, conferencias telefónicas e investigación, lavandería y comida para llevar, mascotas, todos hilos en la madeja de esta pequeña cosa llamada vida.

De alguna manera, la idea misma del trabajo y la vida como dos cosas que se deben equilibrar nos prepara para el fracaso.

Por un lado, el “equilibrio” implica que uno de esos componentes es un elemento negativo que debe contrarrestarse, como el lado oscuro de la fuerza. Pero no hay nada negativo en tener un trabajo y una vida.

Más importante aún, el trabajo realmente no es esta “otra” cosa que eclipsa tu vida. Constituye una parte importante de tu vida. Incluso si no sientes una gran pasión por tu trabajo diario, probablemente seguirá siendo el lugar en el que pases la mayor parte de tu tiempo.

Reuniones y presentaciones, recados y citas, conferencias telefónicas e investigación, lavandería y comida para llevar, mascotas, todos hilos en la madeja de esta pequeña cosa llamada vida. En la búsqueda del equilibrio entre el trabajo y la vida personal, los tratamos como entidades diferentes e intentamos separar los hilos individuales. Es un ejercicio estresante, irreal e innecesario al que nos sometemos.

Así que el “equilibrio entre el trabajo y la vida personal” ha dejado de funcionar. Necesitamos algo diferente. Algo más fluido. Algo que capture la forma en que realmente trabajamos, vivimos y hacemos todas las cosas que hacemos desde que nuestros ojos se abren por la mañana hasta cuando dejamos caer la cabeza sobre la almohada de nuevo por la noche. Necesitamos centrarnos más en la combinación entre el trabajo y la vida personal.

Cómo crear realmente una combinación entre el trabajo y la vida personal

La combinación entre el trabajo y la vida personal no significa que todo esté sucediendo al mismo tiempo, todo el tiempo. Consiste en encontrar la forma de unir las piezas importantes.

La verdad es que requerirá algún esfuerzo pivotar desde el ideal del equilibrio entre el trabajo y la vida personal hasta estar satisfecho con la realidad de la combinación entre el trabajo y la vida personal. Será complicado y será difícil, pero valdrá la pena.

A continuación mostramos algunos consejos para cultivar y practicar la combinación entre trabajo y vida personal:

1. Acepta la combinación.

Como con casi cualquier cosa, el primer paso es la aceptación. Necesitamos aceptar el hecho de que la combinación entre trabajo y vida personal es la forma en que realmente funciona nuestra vida, en lugar de esforzarnos por crear la perfección. No podemos permitir que la presión amorfa de “tenerlo todo” se filtre por los huecos, haciéndonos sentir como fracasados.

Esto puede resultar difícil, especialmente cuando miras toda una serie de fotos perfectamente diseñadas de personas que parecen tenerlo todo resuelto. “Mucha gente intenta o afirma que han conseguid el equilibrio perfecto. Pero, en realidad, han reducido drásticamente las prioridades, por lo que realmente solo están trabajando en menos cosas”, dice Joshua Zerkel, organizador profesional certificado, experto en productividad y antiguo jefe de redes sociales de Evernote. “La clave está aceptar la realidad y luego proponer algunas estrategias para priorizar dentro de tu estilo de vida combinado, sabiendo que ese es el campo de juego”, continúa diciendo.

2. Sé claro en sus prioridades.

Parte de la razón por la cual el equilibrio entre el trabajo y la vida personal a menudo no funciona es que es bastante difícil hacerlo todo. “El mayor desafío con el que se topan las personas para intentar tener una vida equilibrada o incluso combinada es que quieren incorporarlo todo”, observa Joshua.

Y hacer todas las cosas no es realmente un plan (ni es un equilibrio). La combinación entre el trabajo y la vida personal no significa que todo esté sucediendo al mismo tiempo, todo el tiempo. Consiste en encontrar la forma de unir las piezas importantes.

“Para mí, la combinación entre el trabajo y la vida personal es como el Tetris”, dice Joshua. “Tienes que encajar las piezas de tu vida de una manera que tenga sentido para ti”. La diferencia es que estás eligiendo qué bloques encajar, en lugar de tener esta gran pila de bloques en la esquina poniéndote nervioso”.

Descubre los componentes clave a los que deseas llegar en tus días, ya sea la condición física, el cuidado personal, las comidas familiares y planifícalas en tu calendario con una cadencia regular. Trátalos con la seriedad con la que tratar las reuniones y los plazos en el trabajo.

3. Establece límites.

Una vez que hayas decidido las piezas que más te importan, debes sacar tiempo para que sucedan. “Soy un gran fan de asignar un espacio delimitado a cada cosa”, dice Joshua. “Date tiempo y espacio para cosas personales y luego para las cosas de trabajo”. Si tienes un marco de trabajo flexible al que tienes la intención de dedicar tu tiempo, no sentirás que hay un gran desorden abrumador”.

Por supuesto, la otra parte de esto es saber que a veces tus límites cambiarán y se difuminarán, y te tienes que conformar con eso. “Tus periodos delimitados de tiempo definitivamente no se cumplirán”, observa Joshua. “Está bien si trabajas en tu proyecto o te pierdes la cena familiar esta semana”. Aceptar que las cosas son imperfectas y se superpondrán naturalmente es clave para que funcione. Tus límites no pueden ser tan rígidos que no se doblen para dar paso a las irregularidades de la vida real.

Incluso si no puedes eliminar la superposición, puedes minimizarla. Prueba tácticas pequeñas, como usar un ordenador distinto para realizar tareas personales, de modo que no tengas la tentación de revisar esos mensajes de Slack.

4. Comprueba cómo lo estás haciendo.

Una vez que hayas identificado tus prioridades y establecido unas pautas generales sobre cómo deseas distribuir tu tiempo, debes comprobarlo contigo mismo y ver cómo te hace sentir tu nuevo enfoque.

Ryan Smith, cofundador de Qualtrics, desarrolló un sistema semanal para evaluar su progreso. “Cada semana, examino las categorías de mi vida (padre, marido, CEO, yo mismo) e identifico las acciones concretas que me ayudan a sentirme exitoso y realizado en estas capacidades”, dice. “Este ritual semanal me ayuda a sentir que estoy haciendo todo lo que está a mi alcance para atender mis necesidades y las de quienes me rodean”.

Tanto si es un diario o con una plantilla en Evernote, realiza un seguimiento de cómo te sientes con respecto a la combinación entre trabajo y vida personal diaria, semanal o mensual. Si no te parece la combinación correcta, inventa algunas tácticas para ajustarlo.

5. Entiende que es un proceso.

Al igual que con cualquier tipo de hábito nuevo o cambio, esto no es algo único que ya se ha hecho. No puedes simplemente tachar la combinación entre el trabajo y la vida personal de tu lista de tareas pendientes. “Es tentador pensar, está bien, mañana tendré combinación entre el trabajo y la vida personal “, dice Joshua, “pero por supuesto, no funciona de esta forma”.

Es importante sentirse bien con la adaptación y la evolución; después de todo, la combinación entre el trabajo y la vida personal significa que no hay proporciones o cuotas específicas que debes alcanzar. “Estos son pasos en un proceso continuo que no termina hasta que fallezcas, o consigas muchos asistentes que te ayuden a gestionarlo todo”, observa Josh con ironía.

Siempre estarás retocando y ajustándote, y probablemente continuamente sentirás que no estás consiguiendo las proporciones correctas, pero al igual que sucede con cualquier buena receta, tiende a funcionar cuando todo sale bien.

Actualiza tus notas con Evernote Premium.

Hazte usuario Premium