Productividad • Usar Evernote

Cómo mejorar el rendimiento profesional con las tareas recurrentes

Cuando se trata de gestionar las responsabilidades de la vida laboral diaria, a menudo son aquellas que se repiten las que tendemos a olvidar. Por ejemplo, es posible que tarea que debas hacer cada jueves se te olvide si surgen otras cosas más urgentes de manera repentina.

Pero cuando no tienes que recordarte a ti mismo manualmente cada vez que llega el momento de realizar una tarea, es más fácil que las tareas pendientes repetitivas se conviertan en parte de tu rutina. Evernote te proporciona las herramientas para que se conviertan en tu “segundo cerebro” y ahora con las tareas recurrentes, tus tareas pendientes pueden convertirse en una segunda naturaleza.

Cómo crear un hábito y hacer las cosas

Tener una lista aparentemente interminable de cosas que hacer puede ser desalentador. ¿Qué haces primero? ¿Por dónde vas a empezar? Las tareas recurrentes te ayudan a impulsar tu agenda al permitirte ser proactivo y no reactivo. Así, podrás estar más presente y abordar tus tareas pendientes de forma metódica y tranquila. Independientemente de lo que tengas que hacer de manera regular, las tareas recurrentes te ayudarán a planificarte, prepararte y estar al día.

Por ejemplo, sabes que tienes que desarrollar hábitos inteligentes para avanzar profesionalmente, como asistir a cursos online o leer libros para mejorar tus habilidades, pero quizá te resulte difícil encontrar tiempo entre tus prioridades más inmediatas. Con las tareas recurrentes, puedes darte un toque para dedicar unos minutos a hacer las pequeñas cosas que valdrán la pena una vez que se conviertan en parte de tu rutina.

Además, puesto que puedes  añadir tareas a notas relevantes en Evernote, puedes ver todo lo que necesitas para poner (y mantener) la rueda en marcha. Supongamos que quieres desarrollar tu red profesional haciendo al menos una llamada comercial al día. Aplica la plantilla Seguimiento de hábitos de Evernote a una nota nueva, añade “Hacer una llamada telefónica” como una tarea recurrente y recibirás un recordatorio cada día. ¡Marca la casilla cada día que cumplas este hábito y en poco tiempo se habrá convertido en una costumbre!

O tal vez te dé la sensación de que tu  reunión mensual de ventas aparece siempre de repente. Con las tareas recurrentes no hay necesidad de estresarse ni preocuparse de la posibilidad de  olvidarte de prepararla. Puede dedicarte a lo que haces el resto de tu vida sabiendo que recibirás un pequeño toque cuando se vaya acercando el momento de preparar el informe. Y no tendrás que restablecerlo manualmente cada mes; si lo tienes configurado para que se repita, la fecha de vencimiento se restablecerá automáticamente cada vez que la marques como completa, de modo que podrás relajarte y pasar a tus siguientes tareas.

Cuantas más tareas puedas establecer y cumplir posteriormente, mejor te sentirás y mayor será el impulso que darás a tu vida. Así es como pasas de “procrastinador” a “actuador”.

Cómo ser mejor director

Tanto si eres tu propio jefe o como si diriges un gran equipo, las tareas recurrentes alivian la presión para todos. Las tareas también se pueden  asignar a otras personas, lo que hará que te resulte más fácil ayudar a tu equipo a mantener su propia productividad.

Por ejemplo, si eres el director, puedes utilizar las tareas recurrentes para realizar un seguimiento de los cumpleaños, aniversarios de trabajo y otros hitos de tu equipo para levantarles la moral y celebrar sus logros. También puedes usarlos para las revisiones trimestrales y para estar preparado para las reuniones periódicas. Márcate un tanto creando una libreta para cada miembro de tu equipo y guarda tareas recurrentes en cada una de sus notas.

Independientemente de lo que te exija tu trayectoria profesional o tu vida personal, las tareas recurrentes te ayudarán a aumentar tu productividad y harán que te resulte más fácil dedicar tu espacio mental a las cosas más importantes. Puedes guardar las tareas en tus notas, pero eso no significa que tengas que recordarlas, ¿no es genial?

Cómo estar más presente y aumentar tu atención

Si te sientes abrumado, es posible que te resulte más difícil mantener tu productividad. Esto no solo hace que no seas efectivo en el trabajo, también que no puedas relajarte cuando acabe tu jornada laboral.

Crear tareas recurrentes para tu carrera puede aumentar tu productividad y efectividad y lo mismo ocurre con tus tareas pendientes personales. De esta forma podrás centrarte en tus deberes profesionales mientras estás en el trabajo y ocuparte del resto después de salir, de modo que podrás olvidarte de cualquier otra cosa que te preocupe mientras tengas otras tareas que completar.

Por ejemplo, supongamos que tienes que hacer declaraciones de impuestos trimestralmente. No es una tarea divertida, pero es más fácil de gestionar si creas tareas recurrentes para todos los pasos necesarios. De esta manera no solo estarás al día con tus impuestos, sino que saber que esos recordatorios y la información asociada estarán allí siempre que los necesites, significará que no tienes que preocuparte mientras estés trabajando.

Te ofreceremos más información sobre cómo las tareas recurrentes pueden mejorar la conciliación entre tu vida laboral y personal en un próximo blog, pero hasta entonces, descárgate la versión más reciente de Evernote hoy para comenzar.

Organiza tu trabajo y pon orden en tu vida con Evernote.

Regístrate de forma gratuita