Productividad

Mejora tu toma de notas con estos 3 consejos

Como estudiante en una clase, ¿cuántas veces te has encontrado transcribiendo una frase y te has quedado a medias porque el profesor ha pasado a la siguiente diapositiva? Los estudiantes de hoy en día se enfrentan al reto de gestionar una cantidad abrumadora de información, herramientas y distracciones. Aunque sería lógico pensar que el objetivo de un buen estudiante sería capturar todos los hechos, teorías, y datos que le llegan, la clave del éxito de la toma de notas es recordar las cosas importantes, y no recordarlo todo. (Para este último caso, puedes contar con Evernote.)

A continuación mostramos tres consejos que te ayudarán a separar la información importante de la trivial para que puedas sacar el máximo provecho de tus estudios.

1. Identifica las ideas principales

Uno de los inconvenientes de tomar notas es que es una actividad pasiva. Nuestras manos pueden estar escribiendo frenéticamente, pero en un esfuerzo por capturar todo, nuestra mente se centra en la tarea de transcribir más que en comprender lo importante.

Consejo: Escucha activamente a la clase e identifica frases, ideas y puntos clave. Cuando escuches algo que tengas que recordar, anota las palabras clave para que te sirvan como recordatorios. Si había puntos que has considerado especialmente significativos o si el profesor ha dicho algo que no has entendido, anótalos con un “!” (signo de exclamación) para que puedas identificarlos y volver a consultarlos fácilmente más tarde.

El proceso de anotar las ideas principales de forma más abreviada ayuda a tu cerebro a procesar la información que acabas de oír. Puesto que no eres físicamente capaz de escribir cada palabra que has escuchado en la clase, debes volver a dar formato a la información de una forma más concisa y significativa. Cualquier cosa que escribas utilizando esta técnica ya es más eficaz que escuchar y escribir al mismo tiempo, puesto que ya estás pensando en lo que el profesor ha dicho.

2. Técnicas de taquigrafía

Las técnicas de taquigrafía (o estenografía) consisten en símbolos abreviados, letras o trazos. Durante siglos se han utilizado algunas técnicas de taquigrafía para ocultar mensajes importantes de miradas no deseadas. Sin embargo, son también una forma ideal a la hora de capturar la información rápidamente. Hay muchas formas de taquigrafía, y, dependiendo de su grado de similitud con las normas de escritura moderna, puede resultar bastante difíciles de aprender.

En lugar de intentar aprender un método de taquigrafía completo, prueba a adoptar ciertas técnicas a la hora de tomar notas. Probablemente ya estés familiarizado con algunas de ellas, como por ejemplo utilizar “ c/” para querer decir con.

Lleva este concepto un paso más allá y piensa en palabras o patrones que sueles ver o utilizar. Por ejemplo, en inglés y en muchos idiomas latinos y el sufijo-ción se produce con frecuencia, especialmente en los contextos académicos. Palabras como conversión, mutación, y relación se pueden abreviar de forma coherente. Puedes utilizar un “.” (Punto) para abreviar el sufijo.

conversión » convers.
mutación » mutac.

Puedes utilizar técnicas similares con los verbos. Prueba a utilizar un apóstrofe (‘) para denotar un verbo en tiempo pasado.

convirtió/convirtido » convert’
mutó/mutado » mut’

Consejo: Recuerda que el objetivo final de la taquigrafía es capturar la información de forma más rápida. No existe una forma correcta o estándar para hacerlo, así que siéntete libre de experimentar con variaciones que mejor te funcionen. Después de probar varias abreviaturas, algunas personas que toman notas utilizan la é (e aguda) para representar la palabra anterior y è (e grave) para representar la palabra después.

La infección desapareció después de aplicar el tratamiento. »
Infecc. desaparec’ è tratamiento.

Incluso si sólo utilizas una o dos técnicas de taquigrafía, verás que puedes reducir la cantidad de información que tienes que escribir.

3. Ponte límites

A la hora de revisar tus notas, una de las técnicas más útiles es preparar una tarjeta de revisión. Limitar del espacio en el que tienes que escribir tus notas es una forma de filtrar las enormes cantidades de información que debes procesar. Obliga a tu cerebro a ser selectivo y priorizar la información.

Consejo: Si necesitas revisar las notas que has tomado de un capítulo o una clase anterior, prueba a crear tus propias tarjetas de revisión utilizando fichas o Notas de Post-it®. A la hora de rellenar estas tarjetas, no hay necesidad de que escribas las cosas que ya sabes. Tus cartas solamente deben contener conceptos e ideas de tus notas con las que aún no estás familiarizado. Cuando que hayas terminado, todo lo que tengas que estudiar más en profundidad ya estará en tus tarjetas.

Actualiza tus notas con Evernote Premium.

Hazte usuario Premium