Toma el control del Año Nuevo: Una conversación con Michael Hyatt

¿Cómo podemos aprovechar las buenas intenciones y la energía de un nuevo comienzo y convertirlas en resultados específicos duraderos? ¿Cómo podemos conquistar nuestros temores y facilitarnos la consecución de nuestros propios objetivos?

Para preguntas como esta, la mejor persona a quien dirigirse es Michael Hyatt. Como mentor del desarrollo del liderazgo, Michael ayuda a personas de alto rendimiento a conseguir la claridad, seguridad y herramientas que necesitan para ganar en el trabajo y tener éxito en la vida. Es un mensaje que resultará familiar a cientos de miles de personas que siguen a Michael en las redes sociales, visitan su blog, acuden a uno de sus cursos o asisten a una de sus charlas. Su podcast, “This Is Your Life”, lleva más de 200 episodios. Y su reciente libro, Un Plan Probado Para No ir a la Deriva y Tener la Vida que Quieres, es un best-seller de Wall Street Journal y USA Today.

Michael también ha sido un gran representante de Evernote durante años (echa un vistazo a su  excelente blog  que describe su sistema organizativo basado en etiquetas), y tiene grandes conocimientos sobre el papel que Evernote puede desempeñar a la hora de desarrollar un plan para alcanzar tus metas.

Michael Hyatt sentado en un escritorio frente a la estantería

Michael Hyatt habló con nosotros desde su base en Nashville, Tennessee, Estados Unidos. A continuación se muestra una transcripción parcial.

O escucha la entrevista completa en inglés:


Duración: 26 | SoundCloud | MP3


Bien, es el comienzo de un nuevo año. La gente está pensando en recalibrar, en hacer cambios en sus vidas. Por supuesto, todos solemos saber bastante bien cuándo no somos felices, o cuándo queremos cambiar algo. No obstante, tal vez no somos tan buenos cuando llega el momento de averiguar cómo actuar sobre eso o por dónde empezar. ¿Cómo sabemos si estamos eligiendo las metas correctas? Podría enumerar unas 50 cosas que me gustaría cambiar el próximo año.

En primer lugar, creo que no metería metas dentro de lo que los autores de The Four Disciplines of Execution llaman “el torbellino”, sólo tu trabajo normal. De todas formas vas a tener metas ahí. Existe una diferencia entre proyectos y metas. Cada meta es un proyecto, pero no todos los proyectos son una meta. Habrá cientos de cosas que intentarás hacer este año y que tendrás que hacer en el trabajo o en tu vida privada, pero las metas están realmente fuera del torbellino. Estas son las cosas que realmente van a cambiar las cosas y hacer que sea un gran año para ti.

Sólo tú puedes responder a esa pregunta. ¿Qué podría ser? ¿Cuál sería la cosa extraordinaria que podrías conseguir en tu carrera o en tu negocio, o tu matrimonio, o tu salud que al mirar atrás el 31 de diciembre de 2017 haría de este un año extraordinario?

Una de las cosas que hemos descubierto en todas las investigaciones que hemos realizado acerca de los objetivos es que cuando la gente intenta demasiadas cosas, se abruman. La gente habla de listas de 10, 20, 50 metas y hay muchas cosas que quieren conseguir cuando piensan en la mejora personal, pero el gran número de metas realmente va en tu contra porque divide tu atención.

Hay un antiguo proverbio chino que me encanta y dice: “El hombre que persigue dos conejos no atrapa ninguno”. Si dividimos nuestra atención entre demasiadas metas, entonces realmente corremos el riesgo de sabotear el progreso real. Tenemos que centrar la atención y realmente fijarnos, y esto hace que nuestras prioridades incluyan entre en siete y no más de diez metas en las que nos vamos a centrar durante todo el año. Incluso para estas, los plazos deben ser escalonados a lo largo del año para que no intentemos hacer demasiado al mismo tiempo.

Esto es muy importante. Cuando pensamos en la productividad, a menudo pensamos en hacer más, abarcar más. En realidad no se trata de hacer esto, ¿verdad?

En realidad no. Realmente se trata de hacer las cosas apropiadas, no de hacer más cosas. El año pasado publiqué un curso en línea llamado Free to Focus, y el subtítulo realmente lo dice todo sobre mi filosofía. Se trata de “conseguir más haciendo menos”. Ahora, ¿cómo se consigue esto? ¿Cómo se puede reducir el número de tareas para tener sólo unas pocas?

Mi norma básica es tener sólo tres tareas en un día. Son tareas importantes. Incluso podrían ser urgentes, pero sólo hay tres tareas. Para hacer eso, realmente tienes que saber cuál es tu habilidad única, o tienes que concentrarte. Creo que leí esto por primera vez en el libro The Four Hour Work Week de Tim Ferriss. Tienes que ser capaz de eliminar, automatizar y después delegar para poder quitarte cosas que no deberías estar tocando en absoluto.

El problema de ir a la deriva es que de esa manera nadie ha llegado al destino elegido.

Si estás haciendo tres cosas realmente importantes cada día, esas cosas empiezan a acumularse y realmente provocan cambios en tu vida, mientras que la mayoría de personas tiene esta lista gigante de tareas diarias. Se van a la cama al final del día frustrados porque no han conseguido hacerlo todo. Se despiertan por la mañana temiendo todo lo que queda pendiente del día anterior y sienten que no lo están consiguiendo, que no están haciendo ningún progreso. Este es simplemente un juego al que no puedes ganar. ¿Por qué no diseñas un juego al que puedas ganar?

¿Cómo podemos hacer eso? Escucho tres tareas al día, de siete a diez metas para el año, así que estamos pensando en términos de capas. ¿Cómo podemos reducir esa lista y llegar a algún tipo de plan realista y alcanzable?

Creo que empieza teniendo claro lo que quieres en tu vida. La mayoría de las personas no se toman tiempo ni se paran a pensar realmente lo que quieren. No lo tienen claro y simplemente van a la deriva por la vida, y el problema de ir a la deriva es que nadie ha llegado al destino elegido. Eso requiere una intencionalidad. Tengo un pequeño modelo que utilizo en mis cursos y en algunas evaluaciones en línea donde hablamos de los Tres Círculos de la Vida. El Círculo de Ser que incluye la vida espiritual, intelectual, emocional, física. Esta es tu relación contigo mismo. ¿Qué quieres en estas zonas? Tú, como persona privada.

Luego está el Círculo de las Relaciones, que se trata de ti en tu relación con tu cónyuge o tu pareja. Tal vez tus hijos, tus amigos, tu red social. Esta es tu relación con los demás. ¿Qué quieres en ella? ¿Hay amistades que necesitas? ¿Tienes amigos fuera del trabajo? ¿Tu matrimonio o tu relación con tu pareja se encuentra en un punto en el que realmente estás feliz y satisfecho y profundamente conectado, o quieres algo diferente?

Luego está el Círculo de Hacer, que incluiría tu vocación, tus pasatiempos o hobbies, y luego tu economía. En todas estas áreas, creo que una de las cosas que tenemos que aclarar es lo que queremos. ¿Qué queremos de nuestro matrimonio? ¿Qué queremos de nuestra carrera? ¿Qué queremos de nuestra economía? ¿Qué queremos de nuestra vida intelectual?

Cuando escribimos, nos aclaramos. Cuando nos aclaramos, eso actúa como un imán que nos atrae hacia él.

Articúlalo escribiéndolo. Este es un gran error que la gente comete. Tienen estas vagas aspiraciones, estos sueños, pero no están escritos. Un investigador de la Universidad Dominicana de California realizó un proyecto de investigación con 267 participantes sobre la fijación de metas. Entre otros, uno de los hallazgos fue que sólo con escribir tu meta, es un 42% más probable lograrlo si no pasa nada.

Por supuesto, muchos de nosotros necesitamos ayuda para llegar a ese punto. ¿Tuviste un mentor o alguien que te ayudó a alcanzar la claridad?

Sí, he tenido bastantes con el paso de los años. Uno de los más significativos, contraté a un coach ejecutivo en el año 2000. Daniel Harkavy. De hecho, es el coautor de mi libro más reciente, Living Forward. Fue una gran ayuda para mí porque fue la primera persona que realmente dijo: “Tienes que pensar en lo que quieres en cada uno de los principales dominios de tu vida”. Pasamos por un proceso sobre el que escribimos en el libro, un proceso de planificación de la vida en el que aclaramos cada una de estas áreas y pensamos dónde queríamos estar dentro de 25 años.

Hablemos del libro un momento. Living Forward: A Proving Plan to Stop Drifting and Get the Life You Want. ¿Cómo surgió este libro?

Bueno, he estado involucrado en la planificación de la vida con Daniel desde aproximadamente el año 2000. Lo he hecho todos los años, y ha sido un ejercicio muy útil y clarificador. En un momento dado, le dije a Daniel: “Sabes, este proceso me ha sido de mucha ayuda, y he sido la persona que ha recibido la práctica. Tú has sido el coach enseñando a miles de personas cómo hacerlo. ¿Qué tal si nos juntamos y escribimos un libro que ayude a las personas realizar el proceso?” Le encantó la idea, así que escribimos el libro. Lo lanzamos la primavera pasada. Se trata de un bestseller de Wall Street Journal,  USA Today, Publisher’s Weekly . Evidentemente, mucha gente siente la necesidad de planificar su vida o de pensar de forma más intencionada sobre su vida.

Este es uno de los muchos proyectos que tienes. También tienes un podcast semanal llamado “This is Your Life” y tienes un curso en línea que creo que es muy relevante para esta época del año. ¿Es así?

Sí, lo tengo. Tengo un curso llamado Five Days to Your Best Year Ever. Se lanzó hace unos cuatro años y surgió de una práctica que comencé hace más de una década donde me tomé el período entre Navidad y Año Nuevo para pensar en lo que quería para el siguiente año. Siempre me pregunto, “¿Cómo puedo hacer que este año sea el mejor año de mi vida?” En un momento dado, mi hija Megan, que es la directora de operaciones de mi negocio, vino a mí y me dijo: “Papá, realmente creo que deberíamos crear un curso sobre eso”. Yo contesté:” ¿Qué? ¿Sí? “Pensé que todo el mundo hace esto. Todo el mundo dedica ese tiempo para reflexionar. Ella dijo: “Mira, casi nadie lo hace. Creo que el proceso que utilizas podría ser muy útil para ayudar a las personas a aclarar lo que quieren y hacer que su año sea un año extraordinario”.

Es gracioso. Parece tan obvio que tomarías unos días al principio del año si quieres hacer un cambio importante en ese año, que te tomarías unos días para planearlo, pero es verdad. La mayoría de nosotros no nos tomamos ese tiempo.

No voy a pedirte que comprimas cinco días en los próximos minutos, pero si pudiéramos hablar un poco sobre algunas de las acciones que se necesitan hacer…

Por supuesto.

Tener una meta, tener intencionalidad, tener claridad. Todo tiene mucho sentido, pero podría no ser suficiente si no lo podemos convertir realmente en nuevos comportamientos y nuevos hábitos. ¿Cuál es tu consejo para cambiar realmente los patrones de comportamiento?

Una de las cosas de las que hablo en la primera sesión de Five Days to Your Best Year Ever es la importancia de identificar tus creencias restrictivas. Creo que muchas veces son nuestras creencias las que nos detiene. Nos impiden comportarnos de cierta manera porque pensamos que quizás somos demasiado mayores o demasiado jóvenes, o que no tenemos suficiente experiencia, que tenemos suficiente educación. El problema es que las creencias restrictivas suelen estar en nuestra cabeza. No existen ahí fuera, aunque tendemos a externalizarlas. Esa primera sesión de El mejor año de tu vida, lo reducimos y tratamos de identificar esas creencias restrictivas y reemplazarlas por verdades liberadoras.

En la segunda sesión, hablamos de completar el pasado. Muchas personas arrastran lo peor del pasado hacia lo mejor de su futuro y se sabotean porque tienen algo que no han completado en el pasado. Pasamos por un proceso de ocho pasos donde hablamos de completar el pasado. No sólo las cosas negativas y procesar nuestros arrepentimientos y decepciones del año anterior, sino también celebrar nuestras victorias. Hablando de las cosas por las que nos hubiera gustado haber sido reconocidos, pero que no fue así. Esas cosas de las que nos sentimos más orgullosos para poder estar en nuestra posición más fuerte posible cuando empecemos a establecer metas, que ocurre en la tercera sesión.

Utilizo el marco SMART, pero lo he ampliado al marco SMARTER. Las dos partes que añado al final del marco SMART con el que la mayoría de la gente está familiarizada es que la meta tiene que ser emocionante. Esa es la E. Tiene que ser algo es realmente convincente para ti, porque si no es convincente, probablemente no vas a seguir adelante. Perderás fuerza cuando las cosas se pongan difíciles. Entonces, tiene que ser relevante. Por relevante, quiero decir que necesita alinearse con el resto de tu vida. Alguien que es madre de niños pequeños se encuentra en un punto muy distinto a alguien como yo que básicamente tiene el nido vacío. Tengo más tiempo a mi discreción que alguien que se encuentra en esa situación, y las metas deben reflejar eso.

Entonces hablamos de conectar con tu “por qué” en la cuarta sesión. Muy importante. ¿Por qué es importante esta meta? Realmente escribiendo esas cosas. Por cierto, lo hago en Evernote. Entonces, la quina sesión consiste en cómo hacer que todo suceda. Consiste en la ejecución y cómo hacer realmente los cambios.

Has mencionado el marco SMART. Por si la gente no está familiarizada, es un acrónimo de eSpecífico, Medible, Alcanzable, Realista y basado en el Tiempo. ¿Es correcto?

Bueno, la gente tiene palabras diferentes para eso, pero las mías son eSpecífico, Medible, Accionable, aRriesgado esta es una idea clave aquí y, finalmente, basado en el Tiempo.

aRriesgado. La mayoría de las personas fijan unas metas demasiado bajas. A veces la gente traduce la R por Realista. En realidad, eso es lo peor que se puede hacer si se quiere seguir adelante con una meta. Todas las investigaciones lo demuestran. Si quieres seguir adelante con una meta, tiene que ser más difícil, no más fácil. Una meta fácil no llamará tu atención. Necesitas que no esté en tu zona de confort. Esto es importante porque existen tres zonas.

Una meta que sea fácil no llamará tu atención. Necesitas que no esté en tu zona de confort.

La primera zona es tu zona de confort. Aquí es donde envías correos electrónicos, asistes a reuniones, vas al supermercado, simplemente todas las cosas básicas de la vida. Es la zona de confort. Nada difícil en ella. Es fácil de olvidar. No necesitas una meta que esté en la zona de confort. Estar fuera de la zona de confort es cuando empiezas a sentir un poco de miedo, incertidumbre, duda. Esas emociones negativas son en realidad indicadores positivos de que te encuentras en el camino correcto, que esto es algo en lo que vas a obtener un resultado innovador. Algo en lo que vas a sentir algo extraordinario.

Todas las cosas buenas suceden fuera de la zona de confort, pero no es la zona tres y debes permanecer fuera de ésta. Esta es la zona de ser un iluso. Aquí es donde te fijas metas tan altas que sería imposible conseguirlas, o para ello deberías sacrificar todas las otras áreas de tu vida. Para mí, por ejemplo, si decidiese que quiero jugar al golf en el circuito profesional PGA, estaría siendo un iluso. No lo quiero hacer; quiero ir directo a esa zona y dar unos pasos atrás hasta quedarme sencillamente fuera de la zona de confort..

Cuando hablamos de hacer que las metas sean arriesgadas y salir de nuestra zona de confort, surgen algunas preguntas. ¿Cómo nos aseguramos de seguir siendo responsables? Además, ¿qué pasa si fallamos?

Sí, dos preguntas muy buenas. En primer lugar, la responsabilidad es sumamente importante. Antes he citado la investigación de la Dra. Gail Matthews de la Universidad Dominicana sobre el 42% más de probabilidades de alcanzar tus metas si las escribes. El otro factor importante que encontró fue la responsabilidad. Cuando las personas son responsables de sus resultados ante los demás, es mucho más probable, hasta el doble, que se siga adelante. Aquí tienes que tener cuidado. Derek Sivers tiene este genial TED Talk donde habla sobre el hecho de que cuando compartes tus metas públicamente, obtienes el mismo beneficio psicológico que si realmente has logrado la meta, por lo que realmente va en tu contra. Obtienes la misma satisfacción. Sugiere que no la compartes con nadie.

Lo que recomiendo y lo que enseñamos en el curso es el intercambio selectivo. En otras palabras, quieres compartir las metas con algunas personas que podrían hacerte sentir responsable, darte apoyo y ser un recurso cuando te quedas atascado. Esa es la clave: tener un socio de responsabilidad o un grupo de responsabilidad que sabes que están contigo y están intentando trabajar para mejorar al igual que tú.

¿Qué pasa si fracasamos? Bueno, esto lo saqué de John Maxwell, otro de mis mentores. Él dice: “No existe el fracaso; sólo hay opiniones.” Cuando fracasamos, está bien. El fracaso es algo sobrevalorado. Una de las mejores formas de progresar es fracasar y fracasar rápidamente. Si podemos ver el fracaso y no interiorizarlo de modo que afecte nuestra identidad para que digamos, “Soy un fracaso”, si pudiéramos simplemente decir: “Sí, he fracasado en eso. Ahora, ¿qué he aprendido de ello?” Pasamos por un proceso en El mejor año de tu vida llamado After-Action Review (Evaluación después de la acción) donde podemos procesar eso, extraer su esencia y utilizarla para aprender y para poder levantarnos y mejorar realmente lo que hacemos.

El fracaso es algo sobrevalorado. Una de las mejores formas de progresar es fracasar y fracasar rápidamente.

Otra parte de la investigación con la que nos tropezamos el año pasado es que tus áreas de fracaso o decepción o lamentación, que se llama el Principio de oportunidad, son generalmente indicadores de tu mayor oportunidad para crecer el siguiente año. Aquellas áreas en las que fracasas, si pudieras simplemente replantearlas y verlas como una oportunidad, podrían ser las áreas donde puedas experimentar un progreso sustancial porque ya has descubierto algunas cosas que no funcionan.

Todo eso tiene mucho sentido, y todo está en sintonía con las cosas que estabas diciendo antes sobre aprender del pasado y no dejar que tus experiencias anteriores se conviertan en creencias restrictivas. Quiero hablar un poco sobre el sistema antes de terminar. Hemos mencionado la importancia de escribir las cosas. Debo mencionar que también has escrito algunas publicaciones excelentes en tu páginas web sobre cómo utilizar Evernote. Me gustaría saber la manera en que utilizas la aplicación como parte de un sistema y algo que puedes utilizar durante todo el día, durante todo el año.

Parte de lo que hago con referencia a las metas es que básicamente tengo una Plantilla de objetivos en Evernote que exporto como una plantilla y luego utilizo para cada una de mis metas. Escribo la meta, identifico mis motivaciones clave, pongo mis próximas acciones, cualquier tipo de pensamientos inspiradores. Utilizo una de esas plantillas para cada una de mis siete a diez metas para el año. Este año, tengo nueve, así que tendré nueve de estas notas separadas en Evernote. A continuación, utilizo la  función índice. Esto es algo que descubrí el año pasado. No puedo creer que de alguna manera no la viese en el pasado. Básicamente creo una nota que tiene todas esas nueve notas referenciadas con un enlace a cada una.

Ahora viene lo bueno: arrastro esa nota como un atajo en mi barra lateral, y eso es lo que reviso cada mañana. No lo miro en profundidad, simplemente reviso esas nueve metas cada mañana, sólo los extractos. Tengo un enlace si quiero profundizar, pero sólo leo los extractos de mis nueve metas. Lo que busco es tal vez una tarea que pueda poner en mi lista de tareas de hoy y que me permitirá avanzar en la dirección de una de mis metas. Ese es mi proceso cada mañana. Luego una vez a la semana durante mi revisión semanal, vuelvo a abrir la misma nota como un atajo en mi barra lateral, y en ese punto hago clic en los enlaces y reviso cada una en profundidad, específicamente estoy buscando en las motivaciones clave. Quiero conectar con ellas intelectual y emocionalmente sólo para recordarme por qué es importante y por qué se encuentra en mi lista de metas para este año.

Las personas que realmente logran grandes resultados no son más inteligentes que tú. No tienen una mejor educación ni tienen más experiencia. Son personas que tienen las cosas claras y personas que tienen valor.

Ya veo. Hemos hablado mucho de motivación. ¿Cuál es tu motivación? ¿Qué te hace levantarte cada mañana?

Pienso en cambiar las cosas. No hay nada que me guste más que ayudar a las personas a darse cuenta de su potencial. Cuando estoy hablando con la gente, cuando estoy haciendo coaching, cuando estoy enseñando, lo que sea, sólo pienso para mí mismo, “No tienes ni idea de cuánto potencial tienes”. Las personas que realmente logran grandes resultados no son más inteligentes que tú. No tienen una mejor educación ni tienen más experiencia. Son personas que tienen las cosas claras y personas que tienen valor. Por valor, no quiero decir que no tengan miedo, sino que están dispuestos a hacerlo asustados incluso cuando experimentan miedo. Esa es la única diferencia. La gente puede conseguir una gran cantidad de cosas si están dispuestos a trabajar para obtener claridad, y si están dispuestos a ser valientes y a hacerlo asustados.

Actualiza tus notas con Evernote Premium.

Hazte usuario Premium